La primera revista del sector cunícola en español

Menu

Cómo evitar fallos reproductivos en la granja

Ver PDF de la revista de Junio de 2015
La reproducción es una función biológica que depende al 50% del macho y la hembra, por lo tanto cuando se produce un problema de fertilidad hay que buscar las causas por ambas partes. Hay que decir que, dentro de las funciones fisiológicas de los animales, la reproducción es considerada una “función de lujo”...

Cómo evitar fallos reproductivos en la granja

Reproducción

Carmen Prieto

carmen@cogal.net
COGAL

La reproducción es una función biológica que depende al 50% del macho y la hembra, por lo tanto cuando se produce un problema de fertilidad hay que buscar las causas por ambas partes. Hay que decir que, dentro de las funciones fisiológicas de los animales, la reproducción es considerada una “función de lujo”. Esto implica que es necesario tener cubiertas todas las otras funciones principales (alimentación, sanidad, condiciones ambientales...), para que los animales se reproduzcan con normalidad.

p1a4d0e5hbkh5d8lj8la5434b.png

El hecho de reproducirse supone para cualquier especie un gasto energético considerable y, aunque sea una necesidad de la naturaleza, al final priman las necesidades del individuo antes que las de perpetuarse.

FALLOS DEBIDOS AL MACHO

Vamos a tratar solamente los problemas que pueden surgir en el caso de la Inseminación Artificial, ya que con monta natural el único control sería confeccionar una ficha para el macho y seguir su evolución para comprobar su fertilidad.

la_reproduccin_animal__opt.jpeg

Preparación de la dosis seminal:

Las dosis seminales se preparan en un centro de inseminación o en la propia explotación si se dispone de instalaciones adecuadas y bajo unas estrictas medidas de higiene. Los machos deben ser seleccionados en función de sus características genéticas, morfológicas y funcionales.

Las operaciones específicas de recogida y examen de semen son las siguientes:

  • Recogida de muestras.- Se recurre a una vagina artificial de plástico opaco y rígido, provista de una vaina de látex en su interior y, en el interior de la cámara formada entre el tubo rígido y el látex, se introduce agua caliente a 42-45ºC. Para estimular el salto se usa un macho potro.
  • Control.- Esta operación debe ser rigurosa y es la base de la obtención de un semen de calidad. Se realiza una evaluación individual de cada eyaculado, en función de su color, densidad, motilidad y ausencia de impurezas.
  • El volumen de cada eyaculado está entre 0,3-2 ml, siendo la media 0,8 ml.
  • Dilución.- En función de su concentración y motilidad el semen será diluido en mayor o menor grado. El diluyente aumenta el volumen de dosis obtenidas y aporta el medio y los nutrientes adecuados para la supervivencia de los espermatozoides.
  • La concentración media de espermatozoides por dosis debe estar en torno a los 15-20 millones.
  • Conservación.- Se utilizan diluyentes que permiten la conservación del semen durante 36-48 horas. La temperatura de conservación se sitúa en torno a los 18ºC.
  • Envasado de las dosis.- Generalmente, cuando se trabaja con semen en líquido, los envases suelen ser de 50 ml (100 dosis). Son envases de plástico, graduados y desechables.
  • Transporte.- Las dosis seminales pueden transportarse en nevera isotérmica a unos 18ºC. A veces es necesario recurrir a los servicios de transporte urgente, sobre todo cuando las explotaciones se encuentran alejadas del centro de inseminación. En este caso las dosis se empaquetan en una pequeña caja isotérmica, aislada y protegida del exterior por otra caja mayor de un grosor de 4 cm mínimo. Entre ambas cajas se coloca material aislante y, en verano un cartucho de hielo para evitar la elevación de la temperatura previa a la inseminación.

Hay que señalar que todos estos pasos son cruciales a la hora de obtener dosis seminales de buena calidad y eficacia.

La edad de cubrición varía con las razas, pero en cunicultura industrial los animales híbridos la alcanzan entre las 18-20 semanas de vida, cuando su peso es el 80 % de su peso adulto

Generalmente todos los centros de inseminación tienen un protocolo establecido de elaboración de dosis seminales que siguen de manera constante. Esto garantiza que la producción sea uniforme. Además es un método objetivo y valorable, ya que en el momento de envasar las dosis se puede comprobar su calidad y, dejando una muestra en el centro se observa su comportamiento 24-48h después.

2882.jpg

Podemos resumir los problemas relativos al efecto macho (semen) en los siguientes:

  • Baja concentración espermática.
  • Uso de diluyente de mala conservación.
  • Mal manejo de las temperaturas de tratamiento del semen.
  • Problemas de transporte, sobre todo en épocas de altas temperatura.

FALLOS DEBIDO A LA HEMBRA

Anatomía y fisiología del aparato reproductor de la coneja:

La edad reproductiva de la coneja no está muy bien definida. Se entiende por pubertad la edad en que la coneja ovula por primera vez. La edad de cubrición varía con las razas, pero en cunicultura industrial se trabaja con animales híbridos y éstos alcanzan la pubertad entre las 18-20 semanas de vida, cuando su peso es aprox. el 80% de su peso adulto.

Los labios vulvares son indicativos de la receptividad de la coneja según el color que presenten.

Ovulación:

En la coneja la ovulación no se produce de manera espontánea, sino que es consecuencia de la estimulación coital. Esto hace que no exista un ritmo cíclico en sentido estricto, sino un ritmo de receptividad sexual ligado al crecimiento folicular.

La coneja es un animal de ovulación inducida y por tanto necesita la aplicación de GnRH en el momento de inseminar para sustituir el efecto macho

Tras un estímulo sexual fuerte (coito), se produce una descarga de GnRH en el hipotálamo, que a su vez genera un pico de LH responsable de la ovulación. En Inseminación Artificial es necesario administrar la GnRH de manera externa a fin de desencadenar la ovulación, al no existir el efecto del macho.

IA_per_maneig_en_bande_opt.jpeg

La ovulación tiene lugar entre 10-13 horas posteriores a la cubrición o bien a la administración de GnRH.

Fecundación:

Es la unión del óvulo y el espermatozoide que dará lugar al embrión. Para que tenga lugar con éxito debe existir una buena coordinación entre el tiempo de transporte de los espermatozoides y la ovulación.

La fecundación se produce en la parte alta del oviducto. Durante 3-4 días los embriones descienden hasta el útero y la implantación definitiva tiene lugar a los 7 días postinseminación.

Cronología de la ovulación e implantación:

Inseminación

0 horas

Llegada de espermatozoides al oviducto

4-5 horas

Ovulación

10 horas

Fecundación

12 horas

Llegada del embrión al útero

3 días

Implantación de embriones

7 días

Gestación:

En la coneja no existe una única ovulación sino que son varios los embriones alojados en los cuernos uterinos.

La gestación dura entre 29-32 días y al final de la misma se desencadena el parto.

Sincronización del celo:

El manejo con Inseminación Artificial en cunicultura exige la sincronización del celo de las hembras para mejorar los resultados de fertilidad.

En las explotaciones industriales se trabaja en bandas, siendo la banda única el sistema más extendido, de manera que todas las conejas de la granja son inseminadas el mismo día. Así pues, es necesario conseguir que se encuentren en celo la mayor parte de las hembras en el momento de inseminar.

Partes_fig1_opt.jpeg

El manejo con Inseminación Artificial en cunicultura exige la sincronización del celo de las hembras para mejorar los resultados de fertilidad

Los métodos propuestos para la sincronización del celo son numerosos y destacamos los siguientes:

Programa de luz:

El uso de la luz mejora la receptividad de las hembras debido a su estacionalidad en la reproducción. El programa de iluminación consiste en mantener las conejas con 8-12 horas de luz al día hasta 7 días antes de inseminar, momento en el que se pasa a 16 horas de luz continua. Tras la inseminación se vuelve al programa de 8-12 horas

CANULAS_opt.jpeg

Programa alimentario:

Las hembras lactantes han de consumir un pienso energético que cubra las necesidades de lactación y gestación.

Las hembras nulíparas y las no lactantes, se alimentarán a voluntad 6 días antes de la inseminación en caso de que estuviesen racionadas.

Bioestimulación:

Consiste en la separación de la hembra de la camada por un periodo de 24-48 horas. El amamantamiento de los conejos se hace en los momentos previos a la inseminación.

Inyección de PMSG:

La Pmsg induce el desarrollo folicular. La pauta de administración consiste en la inyección subcutánea de esta hormona entre 48-60 horas previas a la inseminación en dosis de 20 a 25 UI.

Si las condiciones anteriores se llevan a cabo de manera rigurosa se puede prescindir del uso de esta hormona.

Aplicación de la dosis seminal

Tanto los días previos a la inseminación como los posteriores, las conejas deben estar en un ambiente tranquilo, sin cambios bruscos que les provoquen estrés. Esto va a influir positivamente en los resultados de fertilidad.

En verano es conveniente realizar la inseminación a primera hora del día, evitando el calor excesivo.

El_revestido_de_las_pa_opt.jpeg

Inseminación:

Es la deposición de la dosis seminal en la vagina de la coneja, cerca del cuello del útero. Para ello se utilizan cánulas de plástico desechables.

Para realizar la inseminación se necesitan dos personas:

  • Una de ellas sujeta la coneja sobre uno de los brazos en decúbito supino.
  • La otra toma una dosis seminal (0,5 ml de semen) con ayuda de una jeringa succionadora que se acopla a la cánula de inseminación e introduce la misma en la coneja (aprox. ¾ partes de la cánula).

Es muy importante usar una cánula diferente para cada coneja para no contaminar el frasco de semen que estamos usando (normalmente 100 dosis).

Existen otros sistemas de aplicación de la dosis seminal igualmente efectivos como son el colocar la hembra sobre la jaula y el inseminador levanta la cola e introduce la cánula.

Las cánulas a su vez pueden ser de material flexible e ir cargadas con la dosis seminal desde el centro de inseminación.

Aplicación de GnRH:

Hemos comentado anteriormente que la coneja es un animal de ovulación inducida y que por tanto necesita la aplicación de GnRH en el momento de inseminar para sustituir el efecto macho.

Está demostrado que los resultados de fertilidad sin el uso de esta hormona se sitúan alrededor del 4% (ovulaciones espontáneas).

Existen dos formas de aplicación de GnRH:

  • Inyección intramuscular en el momento de inseminar.
  • Aplicación directamente con la dosis seminal y absorción uterina.

Decir que este último sistema tiene ventajas importantes para la coneja:

  • Menor estrés
  • Menor riesgo sanitario (agujas)
  • Menor riesgo en la dosificación de la hormona
  • Mayor rapidez en tiempo de inseminación.

Fallos reproductivos debidos a la hembra:

Para resumirlos sólo tenemos que repasar los puntos anteriores:

  • Programa de luz incorrecto.
  • Programa de alimentación no adecuado.
  • Mal uso hormonal de la PMSG y sobre todo de la GnRH.
  • Mala praxis en la administración de la dosis seminal (Inseminación)
  • Situaciones de estrés importantes: falta de agua, ruidos extraños, aplicación de tratamientos en torno a la inseminación...

CONCLUSIÓN

La fertilidad es uno de los parámetros productivos que influyen decisivamente en la rentabilidad de una explotación. Podemos decir que es el primer paso para producir conejos, ya que si las hembras no quedan gestantes en un porcentaje adecuado y la prolificidad no es correcta, sobra comentar que no habrá conejos en el engorde.

conejo_hembra_opt.jpeg

Cuando se producen fallos en la reproducción no debemos sacar conclusiones precipitadas. El centro de inseminación debe darnos la trazabilidad de las dosis seminales para descartar el efecto de las mismas

Cuando se producen fallos en la reproducción no debemos sacar conclusiones precipitadas, ni por supuesto descartar ningún factor. Es necesario confiar en el centro de inseminación y éste debe darnos la trazabilidad de las dosis seminales para descartar el efecto de las mismas. Pero también debemos mirar hacia la granja y las conejas y pensar que en un porcentaje elevado de casos el problema radica allí.

Cuando tenemos un problema ya establecido, lo más importante es diagnosticar la causa y evitar que se vuelva a producir. •

EMPRESAS MENCIONADAS EN ESTE ARTÍCULO