La primera revista del sector cunícola en español

Menu

Eutanasia en granjas de conejos

Ver PDF de la revista de Marzo de 2015
En las granjas aparecen conejos malheridos, enfermos graves y moribundos, entre otros, que deben ser eliminados, para evitarles dolor y sufrimiento. El sacrificio es un aspecto desagradable y emocionalmente poco aceptable, en la relación de los productores con sus animales; pero es mucho peor a la inversa, para quien pierde la vida. “Eutanasia” es un término cuyas raíces griegas, “eu” y “thánatos”, significan “buena muerte”...

Eutanasia en granjas de conejos

Juan Rosell, Doctor en Veterinaria*

Dibujante: José-Salvador Ferré Pujol

Introducción

En las granjas aparecen conejos malheridos, enfermos graves y moribundos, entre otros, que deben ser eliminados, para evitarles dolor y sufrimiento. El sacrificio es un aspecto desagradable y emocionalmente poco aceptable, en la relación de los productores con sus animales; pero es mucho peor a la inversa, para quien pierde la vida. “Eutanasia” es un término cuyas raíces griegas, “eu” y “thánatos”, significan “buena muerte”. Es la alternativa que la sociedad se ha impuesto para la muerte controlada de animales. Este artículo hace referencia a un aspecto clave del bienestar animal; también incluye aspectos higiénicos, prácticos, legales, éticos, de salud pública y económicos.

Cunic.Eutana_opt.png

¿Qué conejos y por qué son sacrificados en las granjas?

Los conejos que son sacrificados en mayor número son los gazapos recién nacidos, seguidos de los gazapos en crecimiento, hasta la venta y en las fases siguientes de recría, hasta la edad adulta. Se les aplica la eutanasia, cuando el sacrifico es la mejor opción; es decir, si son neonatos débiles, son gazapos enfermos graves y adultos que, bien están enfermos o malheridos, bien no reúnen condiciones para ser destinados al consumo. Hay productores que no envían hembras al matadero y las sacrifican en su explotación. Especial atención hay que tener con los sementales o conejos de estirpes pesadas; con ellos se debe combinar destreza con fuerza.

El aturdido es imprescindible, antes del degüello, si es para el autoconsumo y previo a la dislocación de vértebras cervicales, si es para destrucción.

¿Cuándo deben ser sacrificados?

En las granjas hay que eliminar tan pronto como sea posible a los conejos enfermos graves (con enteritis-diarrea, dificultad respiratoria, prolapsos, por ejemplo) y a los malheridos (fracturas, hemorragias). Los conejos son animales fuertes y apenas muestran signos de dolor y sufrimiento: vocalizaciones /chillidos, por ejemplo, aunque sus cuidadores lo perciben, por su postura, ojos, pelo. Es prioritario eliminar a los moribundos (ausencia de respuesta, incapaces de moverse) y a aquellos que muestren signos de enfermedades como mixomatosis, entre otras; esa también es regla de oro en Higiene. Los adultos que son eliminados porque su producción ha mermado y además no son aptos para el consumo, serán sacrificados cuando los productores decidan: en función de la edad de las crías o la fecha de recogida de cadáveres, por ejemplo.

¿Quiénes y cómo sacrifican conejos en las granjas?

Si usted tiene que decidir acerca del sacrificio de un conejo, debe evaluar rápidamente diversos factores: el primero a tener en cuenta, es el animal:

  1. ¿Reúne alguna condición expresada en el apartado anterior y no tiene tratamiento, compatible con la economía y seguridad del colectivo?
  2. Manipule al animal sin provocarle miedo ni daño.
  3. Además, es prioritario evitar dolor añadido, por ejemplo, al seccionar el cuello, sin aturdido previo.
  4. Hay normas al respecto: comunitarias (Directiva 93/119/CE), nacionales o autonómicas; y mucha información.
  5. Escoja el método de eutanasia en el que tenga más pericia. A tal fin, sus veterinarios le ayudarán, si necesita información o entrenamiento. La eutanasia tampoco es una actividad cómoda para nosotros. Sólo los facultativos estamos autorizados para aplicar directamente una sobredosis de anestésico/barbitúrico a un conejo que ha llegado a su punto final; es evidente que esta práctica no puede cubrir todas las necesidades de las explotaciones de conejos. Por tanto, los cunicultores usan otros métodos de sacrificio, que son útiles si evitan el dolor, son rápidos, simples y no hay riego para los operadores; estos son aspectos fundamentales.

Métodos que los cuidadores de conejos pueden usar. Aturdido y muerte

A los conejos hay que aturdirlos. En ausencia de anestésico, por lo motivos expuestos, una alternativa para granjas grandes es la electronarcosis, seguida de degüello, como en los mataderos. Cuando hay que sacrificar pocos conejos, el aturdido mecánico es útil. Sirve una pistola de aire comprimido, con bala/embolo cautivo; estéticamente es agresivo para el manipulador, porque provoca herida y hemorragia. La alternativa es el trauma mediante concusión, con golpe, delante de las orejas. También es correcto aplicarlo detrás de las orejas, pero recomiendo esta zona anatómica –delante-, porque en los conejos destinados al consumo familiar el golpe en la nuca a menudo provoca hemorragias en las paletillas. Un golpe aplicado con fuerza y determinación sobre el cráneo provoca trauma; el conejo queda aturdido, pero no siempre sobreviene la muerte inmediata. Antes de aturdirlo, es necesario sujetarlo con firmeza, porque el golpe provoca espasmos reflejos, al desconectar el cerebro del resto del organismo; verlo es desagradable, pero es clave entender que no es signo de sufrimiento.

Cunic.Eutana_opt1.png

Una vez el conejo es aturdido con golpe en el cráneo, se le dislocan las vértebras cervicales, mediante una varilla; para ello, la persona lo sujeta por las patas traseras, primero flexionando rodillas y brazos y, a continuación, se estira.

Por otro lado, la dislocación cervical paraliza al animal, pero no lo aturde, ya que su cerebro está activo 15-20 segundos. Una combinación buena es el aturdido con golpe, que hará perder la consciencia durante 20-30 segundos y a continuación hay que dislocar las vértebras cervicales (la médula y los grandes vasos se rompen), lo que causará la muerte; ésta se confirma por la ausencia de respiración, de latidos cardíacos o de reflejo en la córnea. Si no se sospecha de un caso extremadamente infeccioso, lo óptimo es sangrar al final. En recién nacidos que son desechados y conejos jóvenes, menores de un mes y medio o mayores con mal estado corporal, un golpe seco y fuerte les provoca la muerte, aunque usted observe convulsiones durante un tiempo. En la práctica, lo mejor es utilizar un saco para cadáveres, a medida que son sacrificados; así se reducen el riesgo de contaminación y las manchas de sangre.

Sacrificio, estética y salud pública

Los conejos que son manipulados de forma inapropiada antes de ser sacrificados, si están en buen estado se defienden y pueden provocar daño o aversión a las personas, con peligro para ambos.

Los espasmos tónico-clónicos después del aturdido, no son signo de dolor, pero pueden ser un riesgo para el operador; es imprescindible entender este hecho fisiológico para aceptar la eutanasia como actividad inherente y necesaria en producción animal.

Como todos los lectores de la revista CUNICULTURA saben y hoy les recuerdo, al matadero solo pueden ser enviados conejos aptos para el consumo; no es el lugar para deshacerse de los que debieran ser sacrificados en la explotación. Cualquier otro argumento -por ejemplo, el aprovechamiento de la piel- es inaceptable.

A modo de resumen

El conocimiento de las diversas perspectivas relacionadas con la eutanasia es básico en el bienestar de los conejos en las granjas y en la profesionalidad de los cunicultores. Es un signo de respeto al animal, es clave en los procesos de autocontrol y de trabajo bien hecho, que son elementos básicos para el futuro de la cunicultura. •

*www.cunivetservice.com )+ 34 606165321.
“Texto y dibujos no pueden ser reproducidos sin permiso de los autores”