La primera revista del sector cunícola en español

Menu

Secar los nidales para proteger los gazapos

Ver PDF de la revista de Junio de 2013
Sylvie y François Martin han puesto en marcha en su explotación un programa para la reducción de los gastos sanitarios. Para acompañar la modificación del programa alimenticio y poner por su parte todas las precauciones posibles, utilizan en sus nidales el talco secante...

Secar los nidales para proteger los gazapos

François Foucher

L’Éleveur de lapins, 2011: 11, 30 – 31

Sylvie y François Martin han puesto en marcha en su explotación un programa para la reducción de los gastos sanitarios. Para acompañar la modificación del programa alimenticio y poner por su parte todas las precauciones posibles, utilizan en sus nidales el talco secante.

Prevencion_en_maternidad_1.jpg

“Desde hace un año utilizamos el talco secante”, explican Sylvie y François Martin, que gestionan 500 jaulas de conejas reproductoras en su granja de Vernouxaise, en Vernoux – sur – Boutonne. Al ser cálido y húmedo, el nido es un caldo de cultivo para las bacterias patógenas y el uso de un producto secante del nidal, destinado a mejorar la higiene del nido y el confort de los gazapos, que revierte en gran interés preventivo. La arcilla de la que están constituidos los talcos secantes tienen la propiedad de absorber varias veces su peso en agua y, a menudo, contienen también extractos de yuca o algas por su capacidad de captar el amoníaco y aceites esenciales, principalmente de eucaliptos, por su acción benéfica sobre el aparato respiratorio. También es posible encontrar en el mercado talcos secantes que contienen un complejo de bacterias que colonizarán el nidal y jugarán un papel de flora de barrera, es decir “ocupar el sitio, para evitar que las floras patógenas tengan la posibilidad de instalarse en el nidal”.

Es posible encontrar talcos secantes que contienen un complejo de bacterias que colonizarán el nidal y jugarán un papel de flora de barrera

El talco crea una flora de barrera

Sylvie es quien prepara los nidales en la granja: “Yo coloco la viruta y espolvoreo el talco por encima. Cuando los gazapos se instalan en el nidal, se forma una nube de talco dentro del local, lo que puede dar la impresión de que pueda ser perjudicial. Pero en realidad, al levantar el talco los gazapos se impregnan del mismo y se impregnan también la glándula mamaria de la hembra. Espolvoreo de nuevo cuando los gazapos tienen siete días y rehago los nidos y después, una tercera vez en los nidales sucios; en caso de mortalidad dentro del nido o de diarreas, por ejemplo. En este caso espolvoreo en presencia de los conejos, ya que no les produce ninguna molestia. Como la fórmula contiene solamente ingredientes naturales, el talco no perjudica en absoluto al gazapo”. Para facilitarle el trabajo y repartir bien el talco, François Martin ha ideado un espolvoreador: “Para ello he hecho unos agujeros en la tapa de una caja de plástico y he estudiado antes el tamaño de los mismos para que la dosis sea correcta”.

Cuando la coneja es portadora sana de colibacilos, puede que contamine el nidal sin que se observe ningún signo visible en los gazapos

Al cabo de un año de utilización, Philippe Clay, el técnico del grupo Poitou-Lapins que visita la explotación, comenta que la mortalidad en el nido ha pasado de 7,6 al 5,7%. “El buen estado sanitario del nidal es garantía de un buen destete y de un buen engorde”, recuerda Joël Duperray. “Cuando la coneja es portadora sana de colibacilos, puede que contamine el nidal sin que se observe ningún signo visible en los gazapos. Pero los conejos presentan después problemas digestivos que perjudican su rendimiento. Por este motivo es muy importante aplicar medidas preventivas en el nidal”.

Prevencion_en_maternid_fmt.jpeg

De izquierda a derecha: Joël Duperray, de Evialis; Pjilippe Claye, de Poitou-Lapins; Sylvie Martin, cunicultora, y François Martin, cunicultor.

Además, el efecto secante del producto se nota en el momento de limpiar los nidos: “Las jaulas suelen ser más fáciles de limpiar, las yacijas están más secas y el olor a amoníaco es mucho menor”, constata el criador.

Según las estimaciones de los técnicos, la dosis de talco secante preconizada es de 20 g/nido, que representa “un coste de alrededor de 0,59 euros por coneja y año y se obtiene un retorno económico -un beneficio- de 6,2 a 8,50 euros por hembra y año. “Quizás se debería aumentar el tamaño de los agujeros para permitir una distribución más consecuente”, especula François Martin. “El hecho de que así funcione no debe ser impedimento para probar aumentar un poco la cantidad: quizás así funcionaria todavía mejor. Como siempre, ¡la inmovilidad no permite progresar!”, una filosofía que François Martin aplica cada día a su granja.

Hace un año, hicieron auditar su explotación por su técnico de grupo Philipe Claye y su asesor en nutrición, de la firma Evialis, Bernard Altayrac: “Esta visión externa me permite salir de mi rutina y me ayuda a progresar. Debemos anticipar la reglamentación sobre la desmedicalización -disminuir o eliminar totalmente la medicación de las granjas-. Yo quiero ir paso a paso para tener todas las cartas de mi lado” recuerda el cunicultor. Estas auditorías revelan los puntos fuertes y los débiles de las explotaciones. En su caso ha revelado un punto fuerte: la mortalidad de las hembras es del 17% anual, “o sea apenas un 2% por banda”. También ha puesto en evidencia algunos ejes de progreso sobre los que François y Sylvie Martin han trabajado todo este año. Además del talco secante, la explotación ha sistematizado la utilización de complementos alimenticios para las conejas: “Habíamos empezado a distribuirlo en el momento del parto para estimular la lactancia. Desde la auditoría seguimos el programa completo y lo aplicamos antes de la inseminación artificial por su efecto estimulante, en el pico de la lactancia y en el destete” explica François Martin. “Cada distribución manual de talco secante representa tres cuartos de hora de trabajo, pero esto me permite observar las hembras, no es tiempo perdido”, estima Sylvie Martin que es la responsable de esta tarea. Aprovechando estas visitas, Sylvie rellena las fichas de seguimiento de las conejas que le servirán de base para gestionar las reformas. “En el momento de la auditoría, el índice de partos era de 83% y al final del año ha aumentado hasta el 87%”.

Cada distribución manual de talco secante representa tres cuartos de hora de trabajo, pero esto permite observar las hembras, no es tiempo perdido

Extractos vegetales para progresar

Durante el engorde, los conejos de la explotación son trasladados a jaulas al aire libre. “Unas sondas de temperatura instaladas en la parte superior de las jaulas me ayudan a regular las oberturas mañana y tarde, puesto que lo más importante es evitar que se produzcan grandes diferencias de temperatura. El riego se pone en funcionamiento automáticamente en caso de que sea necesario pero, además, yo paso varias veces cada día para comprobar que todo vaya bien”. Al cabo de siete días del destete, los conejos para engorde reciben alimento con fibra activa que contiene diversos compuestos de extractos vegetales con propiedades apetitivas beneficiosas para el sistema digestivo. En la explotación de Sylvie y François Martin, las pérdidas en engorde son del 2,5% para un resultado de 16,8 kg/ IA en el 2011, contra 15,8 en el 2009 y 16,44 en el 2010. “Uno de nuestros ejes de trabajo consiste en una regulación del caudal de los bebederos de agua. Hemos instalado un controlador que permite cortar la bomba del circulador de agua por las tuberías y reducir la presión”, subraya el criador. “Aquí los conejos no reciben ningún tratamiento a través del agua de bebida”. •

Prevencion_en_materni_fmt1.jpeg

François Martin presenta su plan de alimentación a Joël Duperray y Bernard Altayrac, de Evialis.