La primera revista del sector cunícola en español

Menu

La valentía de ser cobardes

Ver PDF de la revista de Febrero de 2013
Hace ya dos años que muchos tuvimos la valentía de decir que no nos parecía adecuado y que teníamos miedo de la repercusión mediática negativa que produciría. Sin embargo, y gracias a la valentía de tirar adelante con el proyecto de los representantes de INTERCUN, se realizó una campaña que nos dejó huella y que a nivel de calle se bautizó como la campaña del conejo de la Belén...

La valentía de ser cobardes

Hace ya dos años que muchos tuvimos la valentía de decir que no nos parecía adecuado y que teníamos miedo de la repercusión mediática negativa que produciría. Sin embargo, y gracias a la valentía de tirar adelante con el proyecto de los representantes de INTERCUN, se realizó una campaña que nos dejó huella y que a nivel de calle se bautizó como la campaña del conejo de la Belén. Desconocemos los estudios previos que se hicieron para decidir si era oportuno o no, de cómo enfocarlo, a qué público dirigir, etc., pero viendo la perspectiva del tiempo, fue un inmenso y rotundo éxito.

No queremos entrar en las discusiones que siguieron entre bambalinas sobre la elección de la señorita en cuestión, de si la imagen que dábamos era acertada o no, etc. No sabemos la idiosincrasia del programa en que se realizó, porque la televisión en casa sólo sirve para ver Disney Channel -que ya empezamos a cansarnos de ver Violetta-, por tanto nuestra opinión al respecto no está fundamentada sobre cimientos sólidos.

Pero tenemos que hacernos la pregunta: señores y señoras, ¿aumentaron las ventas de carne de conejo?

Piensen que justo antes todos los mataderos tenían las cámaras llenas y en las granjas se acumulaban retrasos de una semana mínimo. ¡Y en 15 días se vendió todo! 

¿Hemos hecho algún cálculo del retorno que nos produjo la inversión? Ya sabemos que la extensión de norma no es precisamente la alegría de todas las explotaciones, pero sirvió y mucho para tener un retorno muy importante en un momento muy delicado. Repetir la misma campaña no tiene por qué ser beneficioso, pero necesitamos un cambio de aires, una nueva brisa como la que aconteció ahora hace dos años.

Los que vivimos del conejo y queremos seguir viviendo en el sector necesitamos este cambio, poder sacar la tensión negativa que arrastramos y volver a ser positivos, volver a luchar en el día a día sin tener que pensar: ¿qué estoy haciendo aquí trabajando gratis para que otro saque beneficio? Porque en el subconsciente todos sabemos que hay alguien que sí que gana dinero y habitualmente es el que menos esfuerzo realiza para ganarlo.

Ya nos curamos de espantos con la campañita de marras, por lo que apostaremos decididamente por cualquier alternativa que tomen al respecto y nos da igual si reparten sobres como la mayoría de partidos políticos. Dicen que un país tiene los políticos que se merece, pero nos negamos a decir que tenemos el sector que nos merecemos. NO es así en absoluto. Es uno de los sectores más transparentes, con más “personas”, cada una de ellas con sus peros, pero básicamente trabajadores artesanales que consiguen obtener una producción de un animal diseñado para fastidiar al cunicultor y al veterinario.

Como ya sabemos no contamos con empresas que nos van a ayudar, sino que debemos ser nosotros, y por esa razón se implantó la Extensión de Norma. Y si los representantes de INTERCUN deciden hacer una campaña como la de hace dos años, los apoyaremos, posición comprometida ya que es más fácil atacar; da igual si hacen Belén-2 u otra, pero el sector está viviendo horas cruciales y no podemos dudar. Las dudas resultan en no hacer nada, y eso es lo peor que puede pasar. Tengamos la valentía de reconocer que necesitamos apoyos de vez en cuando y aprovechémoslos, que para eso están.

EMPRESAS MENCIONADAS EN ESTE ARTÍCULO