La primera revista del sector cunícola en español

Menu

El manejo del parto

Ver PDF de la revista de Febrero de 2013
La maternidad de las explotaciones ganaderas es el punto primordial del buen comienzo. En nuestras granjas cunícolas, dependiendo del ritmo de cubrición postparto, podemos llegar a tener hasta 9 partos por coneja en un año...

El manejo del parto

Comprender en 4 puntos para una mejor prevención

Josep Gifra

Asvet Veterinaris

DSCN0292_opt.jpeg

La maternidad de las explotaciones ganaderas es el punto primordial del buen comienzo. En nuestras granjas cunícolas, dependiendo del ritmo de cubrición postparto, podemos llegar a tener hasta 9 partos por coneja en un año.

En los animales mamíferos el parto tiene un ritual parecido en todas las especies. La hembra se retira a una zona protegida y prepara el nido en la que tendrá el parto. Los animales mamíferos nacen con poca autonomía, por lo que será la madre quien cuidará a sus hijos hasta que puedan valerse por sí mismos. A esta fase se le llama etapa de lactación y tiene una duración variable para cada especie.

1. Primero sacaremos todos los gazapos y los colocamos en una cubeta. Esto nos permite contar, inspeccionar el tamaño y apartar los gazapos pequeños o malformados. Es conveniente aprovechar y espolvorear con polvos secantes por encima de los gazapos para garantizar una correcta sanitización de los animales.

FOTO_1_opt.jpeg

La coneja ha acolchado sus gazapos con la ayuda del material proporcionado y su pelo. Pero debemos sanearlo aunque parezca perfecto.

foto_2_opt.jpeg

Sacamos los gazapos del nido.

FOTO_3_opt.jpeg

Los contamos y les añadimos polvos secantes.

En la coneja, hacia el final de la gestación, son los gazapos gestantes los que indican la señal del parto a la madre. La coneja construye el nido con sus pelos y materiales que va encontrando -paja, ramas, hojas…-. Los pelos utilizados son los del abdomen, y esto ayudará a localizar sus pezones a los gazapos.

FOTO_A_opt.jpeg

El parto dura aproximadamente una media hora, en función del tamaño de la camada. El número de gazapos por parto puede variar hasta 20, sin embargo el tamaño más frecuente oscila entre 3 y 12.

La coneja limpia los gazapos y les brinda sus primeras tetadas básicas para su supervivencia. El ritmo será será normalmente de 1 cada 24 horas, pudiendo ser frecuentemente 2 al día en nuestras conejas reproductoras por su elevada capacidad lechera. La magnitud de la descarga diaria crece hasta el día 20 postparto. La producción láctea pasa de 100g de leche/día para el primer día hasta los 250g de leche/día del día 20 postparto. A partir del día 20, la producción va decreciendo hasta el destete. Los gazapos, a partir del día 18 de vida, empiezan a ingerir alimentos sólidos además de la leche materna.

2. En segundo lugar, levantaremos el nido y eliminaremos los restos del parto y material con sangre. Guardamos el pelo limpio, que nos servirá para mezclar con el material nuevo que aportaremos.

foto_4_opt.jpeg

Retiramos los conejos poco viables o pequeños.

FOTO_5_opt.jpeg

Descubrimos que debajo de los gazapos había restos del parto y sangre.

3. A continuación preparamos el nuevo nido. Es interesante utilizar paja en buen estado para formar la base. En el medio colocamos material nuevo y seco, como las virutas de pino o el cáñamo mezclado con el pelo limpio que habíamos guardado. En maternidades excesivamente frías, es conveniente utilizar un poco de lana tratada.

foto_6_opt.jpeg

Reconstruimos el nido con una base de paja limpia y seca.

En nuestras granjas, debemos adaptar la fisiología de la coneja a la vida enjaulada. Debemos proporcionar un receptáculo para poder parir con intimidad, material para poder preparar el parto y un ambiente relajado. Existen en el mercado muchos tipos de nidales, tipos de jaula, tipos de instalaciones -ambiente controlado, aire libre…- así como tipos de materiales para ayudar el parto. Por tanto, en esta diversidad, es conveniente chequear la maternidad una vez al mes con la ayuda del veterinario de la explotación, que marcará las pautas medicamentosas preventivas si hicieran falta para estabilizar la máxima salud del grupo.

A pocos días del parto, debemos tener los nidales y utensilios con que apoyaremos los partos bien limpios, desinfectados y secos.

En el mercado hay gran variedad de nidales (*): nidales de madera, de plástico y metálicos. En cuanto a materiales ocurre lo mismo: paja, viruta de pino y abeto, viruta de pino con cáñamo, cascarilla de arroz, lana… Todos pueden ser útiles.

Lo ideal sería disponer de un nidal de plástico o metálico en una nave con la temperatura en la maternidad que rondará los 18-25 ºC. Sería muy útil tener el nidal con un cubeta o bandeja colectora lo mas profunda posible y poder albergar el sándwich de fondo de cubeta para mejorar el confort y humedades en el interior del nidal. En esta cubeta dispondremos de una capa de 2-3 cm de viruta o paja. El material para el preparto en el nidal debe ser un poco de viruta y abundante paja limpia y seca. En ambientes muy fríos, puede ser útil reforzar el material con un poco de lana. La coneja necesita disponer de material para poder realizar su ritual: debe ser material que pueda agarrar con la boca.

MATERNIDAD

Óptimo

Crítica

Temperatura

16-20ºC

10-28ºC

Humedad

65%

<40

>85

Velocidad aire, exp.

Vent. natural

0,35 m2-0,30m2

 

Velocidad aire en exp.

ventilación forzada

0,25m2

 

La coneja debe comenzar a prepararse 7 días antes del parto y por ese motivo debemos destetar razonablemente en este momento. El nido debe abrirse y ser accesible a la coneja unos 5 días antes del parto y es a partir de este momento que la sala de maternidad debe mantenerse en total calma y con las mínimas manipulaciones posibles. En los días posteriores, debe reponerse de material -generalmente paja-. Sobre todo, en el último día antes del parto debemos suplementar de material un poco más absorbente, como la viruta.

TIPO NIDO/ MATERIAL

  • Nido de madera
  • Nido metálico
  • Nido plástico
  • Nidos mixtos. Paredes metálicas y cubeta de plástico
  • Pelo de la coneja
  • Paja
  • Viruta de pino y abeto
  • Lana tratada
  • Mezcla viruta pino + cáñamo
  • Cascarilla de arroz

En los nidales donde las conejas han defecado u orinado es necesario proceder a cambiar la cubeta y todo el material íntegramente. Si no lo cambiamos todo, fácilmente la coneja volverá a ensuciar el nido, y así hasta cuando se retire el nidal, con el consecuente riesgo de mortalidad en los gazapos.

FOTO_D_opt.jpeg
FOTO_E_opt.jpeg

Maternidad limpia y arreglada.

FOTO_B_opt.jpeg
FOTO_C_opt.jpeg

Nidos que requieren sanearse con urgencia.

4. En último lugar colocaremos los gazapos viables del parto en el interior del nidal ya limpio, siendo conveniente agrupar los gazapos de un tamaño similar y en número establecido en el nidal. A continuación, anotamos en la ficha de maternidad o de la coneja los datos del parto.

FOTO_7_opt.jpeg
foto_8_opt.jpeg

En el centro del nido de paja, añadimos viruta con cáñamo que mezclamos con pelo limpio y seco.

FOTO_9_opt.jpeg

Recolocamos los gazapos.

(*) Ver artículo sobre tipos de nidos publicado en CUNICULTURA octubre 2009.