La primera revista del sector cunícola en español

Menu

¡De dónde sale un pollo!

Ver PDF de la revista de Enero de 1896
PROTECCIÓN REGIA Con fecha 23 del pasado mes de Septiembre, S. M. la Reina Regente, queriendo poner de manifiesto su interés por la industria avícola y dignándose acordarle su alta protección, quiso por uno de esos actos de magnanimidad tan característicos de nuestra Augusta Soberana, dar una prueba de la importancia que concede á la creación de la primera y única Escuela de Avicultura española, dictando una Real Orden que el Excelentísimo señor Jefe Superior de Palacio nos transmitió en 29 del pasado mes, por conducto del Excmo, Sr. D. José M.a Planas y Casáis, diputado á Cortes por el distrito de Arenys de Mar, en la que, accediendo á lo solicitado por dicho señor, en recompensa de los trabajos llevados ácabo por la Granja-Escuela de Avicultura «Paraíso», de D. Salvador Castelló, S. M. en nombre de su augusto hijo el Rey (q. D. g.), se digna conceder á aquélla, el título de Real Escuela, gracia que al honrar en extremo á su director y propietario, honra también á la villa en que está emplazada y realza en gran manera á la Avicultura patria protegida de una manera tan manifiesta porS. M. Al participar la distinción alcanzada, plácenos dar público testimonio de agradecimiento por la gracia obtenida de S. M. la Reina Regente, agradecimiento que hacemos extensivo á nuestro dignísimo diputado que la solicitó, proponiéndonos sostener siempre el establecimiento á la altura á que debe estar por su nuevo título y corresponder á la alta protección del Trono redoblando nuestros esfuerzos para el rápido fomento de la avicultura española, que puede un día ser venero de riqueza agrícola en determinadas regiones. La Dilección poctrinai ¡De dónde sale un pollo! Cuando el hombre trata de sorprender alguno de los impenetrables secretos de la naturaleza, es tal su admiración, quiera ó no confesarla, que, aun á pesar suyo, no puede menos que alzar la vista al cielo y entonar un himno de alabanza al Creador si es creyente, ó sentir viva comezón en lo más profundo de su sér, y entrar, aunque sólo sea momentáneamente, en duda, si tiefte la desgracia de no serlo. Y no es preciso buscar algo nuevo en la inmensidad del espacio, ni en las insondables profundidades de los mares, pues basta pasear la mirada en torno nuestro, fijarla si se quiere en el último insecto, aquél que por invisible no ve el indiferente, pero no escapa al ojo del buen observador para encontrar la mano de Dios, pues sólo Él pudo reunir en sér tan diminuto tal cúmulo de perfecciones. ¿Podréis acaso, mis queridos lectores, sustraeros á la idea del Dios Creador si dais conmigo una rápida mirada sobre la historia del polluelo, que con ansia esperáis y véis salir de su prisión desde que invisible empieza el germen sus evoluciones, hasta que las paredes del huevo ceden para dar paso á un nuevo sér?.,. ¡Ah, cuántas veces ese frecuente episodio de la vida del avicultor me ha preocupado! ¡Cuántas he admirado tanta y tan incomprensible perfección!... Ciertamente la Anatomía está hoy muy adelantada y parece explicar, á pretensión de algunos, el cómo, el por qué y de qué manera vienen al mundo los animales, pero hay siempre en el fondo de sus explicaciones algo que el buen filósofo les obligaría á declarar como punto obscuro; algo que sólo puede tener explicación en Dios. Ved lo que acontece en el interior de un huevo, fuente de estudio embriológico, sobre el que mejor pueden efectuarse ciertas observaciones. Lo da la gallina, y al verlo, sólo piensa el hombre vulgar, en su frescura y en lo sabroso que pudiera estar. Pero muy pocas veces, como no sea un avicultor, se le ocurrirá que en aquella caja calcárea hay algo viviente, algo que por ley de Dios pudiera llegar á ver la luz del sol. Bajo aquella dura cubierta blanca, llenan el huevo dos elementos que el vulgo distingue bajo los nombres de yema y clara. Es la primera el vi-telus sobre cuya superficie y junto á la membrana vitelina un corpúsculo casi invisiblelleva el germen de la vida del nuevo sér. Tras breves horas de incubación, aquel punto blanquecino, (la cicatrí-cula ó germen) se dilata, el huevo pierde su habitual transparencia, signo característico del que es fresco, y si han transcurrido sólo dos días, basta abrirlo para apreciar las transformaciones de que ha sido objeto. El germen, de forma redondeada, ha cedido el sitio al embrión, que en forma de un tenue filamento ocupa la superficie de la yema, radiando de él numerosos hilos rojizos, primera manifestación del elemento sanguíneo. A los cuatro días, éstos se pronuncian mayormente, y dan al embrión el extraño aspecto de una araña, que con dos días más se ha pronunciado de tal manera que, al observarlo, vista su natural movilidad, no puede menos que evocar el recuerdo de una barquilla amarrada y movida por el viento en un mar de aguas agitadas: Tal es el aspecto que presenta el interior del huevo y el germen cuando á los seis días el buen avicultor practica el miraje. La consistencia del embrión en ese momento es aun muy poca y gelatinosa, deshaciéndose al menor contacto. Las extremidades, aunque perceptibles, están aún poco pronunciadas. El vitelus se dilata y tiende á ocupar todo el interior del huevo, y examinado éste al oboscopio, percíbensc los movimientos del embrión que, si no vive, aparece como pegado á las paredes de la cascara y bajo el aspecto de una mancha negra. A los ocho días, el cuerpo adquiere mayor consistencia; las extremidades se manifiestan claramente; los ojos, de un tamaño marcadamente desproporcionado, ocupan casi toda la cabeza, y el embrión tiende á doblarse sobre sí mismo. Esa actitud se hace más sensible á los diez días, momento en que el polluelo puede considerarse del todo formado, habiendo llegado ya á la mitad de su desarrollo y restándole sólo perfeccionarse y nutrirse para tener la fuerza necesaria para salir del encierro cuando llegue el momento de la evasión. Los síntomas precursores del nacimiento se manifiestan á los 20 días, en los que el animal que, en extraña postura, ocupa por completo todo el interior del huevo, del que por transformación de substancias y evaporación, han desaparecido los líquidos que contenía; tiene el cuerpo cubierto de plumas y el pico córneo y de suficiente resistencia para romper las paredes de su prisión. Con él picotea el cascarón, descansando á intervalos, volviendo de nuevo á la tarea y logrando por último perforar con sus esfuerzos la sutil membrana que por la parte ancha del huevo retiene el oxígeno contenido en la llamada cámara de aire, gracias al cual, reanimado el polluelo por aquella pequeña cantidad de aire que Dios le reservó en su perfectísima obra para que le con* lortara en aquel trance supremo, redobla sus esfuerzos, gana algunas horas, durante las cuales la cascara va cediendo á una presión continuada, y por fin salta el cascarón roto en dos mitades. Lucha aún el polluelo algunos instantes por despegarse de las membranas interiores del huevo, que aun le retienen por el cordón umbilical, sutil conducto de la materia alimenticia durante el período de incubación, y lanzando débiles que-jidosjvienc al Mundo aquel nuevo sér. Ahora bien; ¿quién sino un ser sapientísimo pudo disponer las cosas de tal manera? ¿Quién sino su poderosa mano pudo mover aquel germen, que inerte en el claustro materno, sólo al contacto del macho avivó, cumpliendo en ello los designios del Altísimo, cuando dijo: creced y multiplicaros?... Mucho han logrado, repito, las Ciencias Naturales; mucho han observado, buscado y encontrado los modernos sabios, pero por mucha que sea su sabiduría, no explicarán satisfactoriamente las evoluciones de un trozo de materia aislado de todo sér viviente en el fondo del cajón de una moderna incubadora durante aquel corto período de 21 días, sin tener que acudir á Dios, principio y fin de todo lo creado, Salvador Castelló. Raza de Langshan Esta soberbia raza de gallinas, es originaria del norte de China y fué traída directamente de Langshan en Febrero de 1872, y conducida á Inglaterra por el difunto Mayor Croad, al objeto de generalizarla en su país donde aun era desconocida. Según se desprende, de las investigaciones del Mayor Croad en Shang-Hai, la palabra Langshan parece derivarse de lang que significa dos y shan que en lengua china es colina y así debe ser, ya que la localidad donde fué hallada la raza, está situada entre dos colinas. Según M. A. C. Croad, los chinos consideran las preciosas aves de Langshan como joss ó aves sagradas y se ofrecen en sacrificio á los dioses, escogiendo de preferencia las de la raza que nos ocupa porque se la considera como la más fina de todas las conocidas en el Celeste Imperio y reservar para el sacrificio lo mejor que tienen. No es, pues, más que en el período de muda que los extranjeros pueden exportarla, ya que durante el mismo las aves son consideradas como impuras para el sacrificio; probablemente porque durante la muda las ven tristes y enfermizas, por lo que consideran que la carne ha de ser menos sabrosa. M. C. W. Gcdney, sabio ormitólogo que ha recorrido todo el Imperio, dice M. Pierre-Amadée Pichot, ha encontrado esas aves al norte de la Tartaria china, donde las ra^as salvajes y domésticas son negras como la Langshan. Después las encontró en Hankow á 600 millas de la desembocadura del Jang-Tze-Kiang, pero en la época de aquella exploración no las había en Chusan, Shaphoo, Pooloo ni en Níngpo. Después las Langshans se generalizaron en esas localidades. Estas son mayores que las Cochinchinas, la cola es más larga y ligeramente arqueada. Cuando pequeñas, parecen más bien que gallinas pavitos de Indias. Su plumaje es de un negro brillante y metálico, sin ni una sola pluma blanca ni dorada; de suerte que, la fijeza de tipo, está bien determinada. La cara y barbillas rojas. Las patas son de color pizara, y con algunas plumas. La carne es fina y de una blancura extraordinaria. Los huevos, de color salmón, de gusto delicado y muy abundantes. Los polluelos se crian bien y estas aves que en China sólo se alimentan de arroz, en Europa comen de todo y son muy rústicas. Su gigantesca talla, su cuerpo voluminoso, sus carnudos pectorales, sus formas elegantes, su rusticidad, su fecundidad sorprendente, la blancura y sabrosidad desuscarnes, no tardaron en procurar á la raza Langshan una gran reputación entre los avicultores ingleses. En su principio, sólo se criaron algunos ejemplares en casa del Mayor Croad, donde se multiplicaron con bastante rapidez. Después de la muerte de su introductor, su sobrino M. A-C. Croad, con un entusiasmo por la avicultura inglesa que merece los mayores elogios, continuó con gran éxito la cria de esa preciosa raza, en el condado de Sussez y gracias á su perseverancia, hoy la raza Langshan se halla extendida en todo el Reino Unido. Si M. A-C. Croad, procedió de aquella suerte, fué por especial encargo de su difunto tío, quién le recomendó la raza Langshan, como una de las más preciosas á propagar entre las casas de campo cercanas á las grandes poblaciones. En efecto, da huevos en abundancia en pleno invierno y precisamente en la época que las otras razas se desponen, y el huevo alcanza mejor precio, y en todas épocas produce pollos de gran peso y de carne finísima. Es una de las razas más" bellas, mayores, más familiares, más fecundas y más rústicas. Su postura dura mucho y sus huevos aunque rojos y pequeños son de gusto exquisito y contienen una yema enorme, la cual ocupa casi todo el cascarón. La gallina Langshan es la que mejor incuba y la mejor madre. A pesar de sus numerosas cualidades, no fué conocida y cultivada en Francia, hasta 1876, época en la que se vieron los primeros ejemplares adquiridos por M. A. Geoffroy Saint-Hilaire para el Jardín de Aclimatación de París, del que era director. Durante el primer año, se dieron á la incubación casi todos ios huevos puestos, obteniendo una cantidad enorme de magníficos pollitos. Desde entonces, se consideró segura la aclimatación en Francia de aquella preciosa raza, restando sólo generalizarla en las granjas y casas de campo. No quiero discutir si antes de 1876, otras aves Langshan, distintas de las que trajo M. Geoffroy de Saint-Hilaire llegaron á Francia, pero es indudable que á él corresponde el honor de haber dado á conocer y propagado aquella importante raza en la que se hallan tan evidentemente reunidas la belleza y la bondad. La gallina Langshan, tiene iguales caracteres que el gallo, y mucha analogía con la gallina Co-ch inch i na negra, de la que difiere principalmente por la cola que es más larga y alta, y por los tarsos que son de color de plomo en vez de amarillos, y menos emplumados que los de aquélla. La reprodución no se distingue en nada de la de las Cochinchinas y Brahmapootra. El po-lluelo Langshan es, en fin, una preciosa criatura, así por su brillante conformación como por su tipo vivo y original. V. DE LA PeRRE de ROO ¿Por qué no ponen mis gallinas?... He ahí una pregunta que seguramente se harán en los actuales momentos algunos avicultores ó simples aficionados. Nunca con mayor oportunidad pudiéramos tratar este punto. - pORmñCIÓfl DEü POüüUEüO ESTÜDIO DEL NATURflU INCUBACIÓN DE 21 DÍAS A los dos días A los cuairo días A los seis dias A los ocho días A los diez días A los doce días Todo el mundo sabe que los meses de Septiembre y Octubre son desastrosos para un gallinero, hasta el punto de reducirse á cero su producción. Las gallinas no ponen; los huevos, si algunos se recogen, salen hueros; los polluelos, si nacen, son raquíticos y mueren al sentir los primeros fríos; en una palabra, es un período de calma en una explotación avícola, que de otra parte no viene del todo mal, si se sabe aprovechar lo que la misma naturaleza ofrece, en bien de los nuevos productos. Motivan lasuspensión de la postura, entre otras causas; los fuertes calores; 2.0, el haber estado clueca la gallina en Julio ó Agosto; 3.0, la plena muda casi segura en los meses anteriormente indicados. Si todas estas causas, y algunas que no dejan de influir también concurren al mismo tiempo en un gallinero y aún en una explotación avícola en la que haya 5oo ó 1,000 gallinas, puede darse el caso de pasar dos meses sin recoger ni un solo huevo, lo cual, si bien parece cosa extraordinaria, tiene explicación satisfactoria. Sujetas todas las aves de una explotación al mismo régimen y con igual alimentación, natural es que, la muda se inicie y llegue á su pleno al mismo tiempo para todas ellas; y como entre las causas indicadas ésta es la que principalmente motiva el cese en la postura, mientras dura, las gallinas no dan huevos, ni los gallos montan como debieran. Y tanto es así, que, si en una región, en la que aproximadamente todas las casas están sujetas á iguales influencias climatológicas, se sujetaran las aves á idéntico régimen, podría darse el caso de ver el mercado desprovisto de huevos ó tener que acudir á la importación para sostenerlo. Mas como en cada casa se les da comida distinta, unas aves gozan de cierta frescura, tienen grandes prados y arbolado donde solazarse, mientras que otras están cautivas y sufriendo los efectos del sol ó de la sombra continuadas; se establece tal diferencia entre los medios en que viven los animales, que, iniciándosela muda en unas antes que en otras, termina naturalmente en épocasdistintas. Esto da por resultado que, no siendo el mismo el estado de muda de todas las gallinas de una comarca ó región, unas dejan de dar huevos cuando las otras aún no han empezado á mudar, y otras los dan ya de nuevo cuando las vecinas se desponen. Así, sin que la gente se dé cuenta de la causa que origina el fenómeno, el mercado siempre está provisto, aunque con la consiguiente alza de precio. Este es por cierto un buen regulador, que señala con admirable seguridad el estado de la muda en una región. El huevo está abandonado desde Febrero á Mayo; en Junio y Julio empieza á encarecerse, abaratándose luego algunos días, a fines de este último mes, porque las cluecas de Mayo vuelven á poner, pero en Agosto sufre nuevamente cierta alza que se hace más sensible en Septiembre, sosteniéndose en Octubre y Noviembre para ceder algo en Diciembre abaratándose casi siempre en Enero. Esta es la historia del huevo en el mercado. Así, pues, el avicultor no debe extrañar que sus gallinas no pongan en este tiempo, lo que le interesa es que vuelvan á poner cuando el huevo esté aún caro; esto es, en Octubre ó Noviembre, cosa poco fácil de lograr en ciertas razas, pero no imposible ya que, cambiando las gallinas de lugar, separando los sexos durante los dos meses críticos, dando alimentación fuerte como el cocimiento de tomates, pimientos y pepinos, buen grano y especialmente el alforjón, y sobre todo, procurando que no falte el alimento verde, bien sea dándolas coles ú otras, legumbres en abundancia ó haciendo que ellas mismas puedan comer hierbaja y gusanillos en el campo, la muda terminará fácilmente, y á mediados de Noviembre se empezarán á recoger huevos, que se venderán aún á regular precio en Diciembre. Otra indicación se me ocurre y es que durante los meses de Septiembre y Octubre es cuando la mortalidad de aves de corral es mayor é interesa al avicultor prevenir sus efectos. Mueren las gallinas no siempre por afección aguda, sino porque teniendo algún mal crónico que ha escapado á la observación del encargado de cuidarlas, se aviva en la muda que no puede efectuarse normalmente, motivando una crisis que el animal no puede resistir. Además, estando el ave casi siempre calenturienta, toda afección es más fácil que tome incremento, y como casi todas las de las aves son contagiosas, no es raro ver desarrollarse una epidemia que sin la muda no hubiera tenido consecuencias. La limpieza constante del gallinero, el tener el agua siempre limpia y si es posible corriente y dar hierro y azufre en la bebida y cal en la comida, son prácticas que no deben olvidarse, evitándose así los peligros de ese período crítico de la vida de las aves. Unicamente de este modo pueden tenerse gallinas, pues para tenerlas abandonadas é improductivas mejor es no dedicarse á esta industria. Gallo amigo. de Los gallineros Lo Castell del Remey» de los Sres. Hijos de I. Girona en Fulíola (Lérida) Si Cataluña entera y aun España no conociera el tesoro agrícola que los señores de Girona poseen en su delicioso «Castell del Remey», y varios estimados colegas no hubiesen descrito en otras revistas cuanto de portentoso encierra, nos creeríamos obligados, aun á trueque de separarnos del principal objeto de este periódico, á reseñar lo que vimos ha pocos días, cuando galantemente invitados por los dueños de aquélla, tuvimos el gusto de visitarla. La quinta, de antiguo colocada bajo el manto protector de Nuestra Señora del Remedio, á la que el llano de Urgel, en la que se halla enclavada, tiene especial devoción, es una de esas antiguas posesiones que desgraciadamente no abundan en nuestros tiempos. Su extensión es de unas 600 hectáreas, de las que 200 se hallan plantadas de viña y las restantes, fertilizadas por el abundante riego del canal, han sido dedicadas casi por entero al cultivo de forrajes y especialmente de la alfalfa, con la que se alimentan centenares de cabezas de ganado vacuno, lanar y mular. Además de los cuantiosos rendimientos que la finca se halla en condiciones de proporcionar, por en el ramo. Pero si desistimos de ello, así como de hablar á nuestros lectores de las espaciosas y bien montadas cuadras para el ganado y de todas las dependencias de la finca de los Sres. de Giro-na, así como de su buen rég men interior, que la colocan á la altura de las primeras explotaciones Exterior del gallinero sus naturales y apropiados cultivos, desde hace algunos años uno de sus copropietarios, el inteligente agrónomo D. Ignacio Girona y Vilanova, que la dirige, ha sabido desarrollar en «Lo Re-mey» una industria poco generalizada en España, cual es la elaboración del vino al estilo francés, esto es, haciendo del suculento zumo de la vid española, lo que saben hacer de él los que durante largos años han venido transportándolo allende el Pirineo en bruto, por decirio así; tal cual salía de los mugrientos pies de nuestros labradores, para devolvérnoslo admirablemente transformado en delicioso vino de mesa, embotellado cuidadosamente y transformado por completo. La fama de que gozan en España y fuera de ella los deliciosos vinos tinto de mesa y especialmente el sauteme ó vino blanco del «Castell del Remey» y la que gozarán dentro de poco el cognac y el lermoulh, hoy aun desconocidos, pero que en breve saborearán los amigos del dios Baco, nos relevan de extendemos sobre su elaboración, que por otra parte diremos es de Jo más perfeccionado X .....J Plano del gallinero agrícolas españolas, siendo únicamente comparable con esas grand i osas fermes ó granjas del Norte de Francia, Bélgica é Inglaterra, que han servido de modelo al incansable D, Ignacio, que la ha montado bajo aquel pie; no podemos menos que decir algo de la parte destinada á la gallini-cultura, preciosa fuente de riqueza rural que los Sres. de Girona, dando el ejemplo á los que aun temen que aquélla no sea productiva, se disponen á establecer en grande escala. La base de la explotación ha sido proyectada en 1 ,ooo gallinas ponedoras, cuya habitación ya construida é inspirada en los deliciosos gallineros de Belaire, es un verdadero modelo. El edificio, del que publicamos la copia de un croquis rápidamente sacado sobre el terreno, El gallinero rodado consta de dos pisos divididos cada uno de ellos en dos compartimentos capaces para albergar unas 25o ó 300 aves, siendo la disposición interior de ponederos y posaderos la que se indica en el plano que acompañamos. Mas no es sólo en la estabulación permanente ni en la semi-libertad que el Sr. de Girona funda el cálculo de producción de sus gallinas, sino que sabiendo el partido que se puede sacar de la inevitable oruga que, en ciertas épocas del ano, ataca las plantaciones de alfalfa, ha proyectado alimentar económicamente sus gallinas con aquéllas, á cuyo objeto ha construido un gallinero rodado modelo, que, capaz para cobijar durante la noche á unas 200 gallinas, es conducido por las mañanas al campo, dejándolo en el camino, junto al campo infestado, para ser devuelto por las noches á la Granja, junto á cuyos muros ha de hallar la seguridad que le faltaría en despoblado. El sistema, de prodigiosos resultados en las regiones más productoras de forrajes, es el que á nuestro entender puede darlos también mejores en nuestro país y especialmente en el Urgel y el Ampurdán, y pues con tanto cariño y esperanzas que no ha de ver defraudadas, lo han introducido los propietarios del «Castell del Remey», nos permitiremos animarles rogándoles, á fuer de buenos propagadores de la gallinicultura agrícola, que no abandonen sus proyectos, dando así ejemplo á los que, refractarios á todo adelanto, sólo Sari en los productos directos del terruño, olvidando que hoy la riqueza agrícola debe buscarse en otros elementos. Como la vista del gallinero, sirva para dar idea de la caseta rodada del Remey, el mal croquis que nuestro inexperto lápiz trazó á la vista del vehículo que, tanto por su utilidad como por la habilidad couque ha sido construido en la misma finca, bien merece sinceras felicitaciones los que lo idearon y construyeron. Huelga añadir que «Lo Castell del Remey» cuenta con algunos aparatos de incubación artificial y construye, en el momento que escribimos estas líneas, un espacioso departamento y parque para polluelos é hidro-madres, elementos todos ellos que á no tardar han de agregar á los cuantiosos productos de «Lo Remey» un nuevo rendimiento, el que le proporcionarán las 1,000 gallinas que, Dios mediante, dentro de poco saludarán con sus matinales cantos y cacareos á sus protectores los Sres. de Girona, que, agricultores de corazón, no las han despreciado como otros, apresurándose á recoger los frutos que les ofrecían, y declarándose fervientes partidarios de la gallinicultura industrial. Dios se lo pague, pues su actitud no dudamos ha de influir poderosamente en el ánimo de los que en otras ramas de la agricultura fueron sus imitadores, los cuales insensiblemente irán siguiéndose unos á otros, cooperando entre todos á esa obra de fomento que hemos emprendido para bien de la agricultura patria. S.C. yC, Gran Exposición Internacional de Avicultura, que tendrá lugar en el Palacio de la Industria de París, en los días 12,13, 14 y 15 de Diciembre de 1896. La «Sociedad Nacional de Avicultores Franceses», de París, que organiza aquel soberbio certamen, invita á los aficionados y avicultores de todos los países, á exponer sus productos y los perleecionamientos obtenidos en su industria. El programa de la Exposición consta de 490 clases, entre las que se distribuirán los siguientes premios. i.° Una medalla de plata y varias de bronceá cada clase. 2.0 Un magnífico objeto de arte al expositor que haya obtenido mayor número de premios en todo el certamen. 3." Una gran medalla de oro y dos de bronce dorado serán concedidas por el Ministro de Agricultura en nombre del Gobierno de la República. 4.0 Once grandes premios de cien francos á título de pi'emios de honor, en las principales divisiones. El programa completo aparecerá dentro de poco. Para más informes,dirigirse al Secrétaire-général de la «Société des Aviculteurs Français», 41, rue de Lille-Paris. Dada la importancia de la Sociedad organizadora , es de suponer que ese certamen será uno de los más importantes del año, y sería bueno que los señores aficionados y avicultores españoles expusieran algunos ejemplares escogidos de razas típicas de nuestro país, que no dejarían de llamar la atención, pues muy pocos gozan de la buena fama de España, por lo que se refiere á razas productoras y de verdadera utilidad. Desde luego podemos asegurar que la Real Granja-Escuela de Avicultura «Paraíso», de Arenys de Mar, expondrá algunos de sus productos, teniéndose por muy dichosa si éstos podían ir acompañados de otros que para mayor comodidad y economía de los expositores, ofrece recibir en Arenys, reexpidiéndolos, junto con los suyos, el día conveniente, devolviéndolos luego en igual forma á sus respectivos dueños. Las inscripciones quedarán cerradas el i5 de Noviembre, después de cuya fecha no serán atendidas peticiones de ninguna clase. Tipografía «La Académica», de Serra HB" y Kussell, RondaUnivcrsidad, 6: Teléfono 8G1.—Barcelona